Search
Close this search box.

Fallece un gran perseguidor de los nazis y sus ayudantes

Alan Ryan, un abogado del Departamento de Justicia que a principios de la década de 1980 identificó y procesó a decenas de colaboradores nazis que vivían en los Estados Unidos, lo que le valió el nombre de principal cazador de nazis de Estados Unidos, murió el jueves pasado en su casa en Norwell, Massachusetts, a la edad de 77 años. Su hija, Elizabeth Ryan, dijo que la causa fue un infarto.

El Sr. Ryan fue director de la Oficina de Investigaciones Especiales, una unidad del Departamento de Justicia creada en 1979 a instancias de la congresista Elizabeth Holtzman, demócrata de Nueva York. Se sorprendió al saber que miles de colaboradores de los nazis, incluidos los guardias de los campos de concentración y los operadores de las cámaras de gas, llegaron a Estados Unidos como refugiados después de la guerra, a menudo con nombres falsos.

Se reinventaron con una nueva vida: Fyodor Fedorenko, un ruso que sirvió como guardia en el campo de exterminio de Treblinka en Polonia, encontró trabajo cerca de New Haven, en 1981 Fedorenko fue deportado a la Unión Soviética después de que Ryan trabajara para que lo deportaran, donde el fue ejecutado. Así lo informó el New York Times.

Ryan empleó un equipo de unos 20 abogados, 10 investigadores y cinco historiadores, y los envió por todo el mundo para investigar archivos y registros de inmigración. Aunque estuvo en la oficina por poco más de tres años, supervisó 700 investigaciones y 32 procesamientos. The New York Times lo llamó “el principal cazador de nazis de la nación”, pero insistió en que la mayor parte de su trabajo involucraba investigación nacional.

No es que se encerrara en su escritorio. En 1980 viajó a la Unión Soviética, donde, a pesar de las crecientes tensiones de la Guerra Fría, persuadió a los funcionarios rusos para que abrieran sus registros de la Segunda Guerra Mundial y pusieran a disposición testigos que habían trabajado junto a presuntos nazis.

La ley estadounidense no permitía que el gobierno procesara a los sospechosos por su papel en el Holocausto. En cambio, la oficina de Ryan los acusó de mentir sobre sus solicitudes de inmigración y ciudadanía. Después de revocar su ciudadanía estadounidense, el gobierno podría deportarlos a Francia, Israel, Alemania u otro país donde pudieran ser juzgados.

La mayoría de los objetivos de Ryan eran guardias y posiciones de bajo nivel, pero también perseguía objetivos de alto nivel. Andrija Artuković fue Ministro del Interior en la Croacia ocupada por los nazis, donde supervisó la muerte de cientos de miles de judíos y serbios. Fue deportado a la entonces Yugoslavia en 1986 y murió en prisión.

Valerian Tripa era un fascista rumano que incitaba pogromos antisemitas, pero después de emigrar se convirtió en arzobispo de la Iglesia ortodoxa rumana en los Estados Unidos y Canadá. Después de que la oficina de Ryan presentara cargos, Trippa renunció a su ciudadanía y, para evitar la deportación, se mudó a Portugal, donde murió en 1987.

Compartelo !