Search
Close this search box.

Miedo por los judíos que viven en la Ucrania ocupada incrementa

Cuando Rusia invadió Ucrania en febrero pasado, las familias judías del sur y el este de Ucrania se enfrentaron a una elección difícil: huir y convertirse en refugiados o quedarse y proteger sus hogares. Muchos fueron separados, los padres ancianos se negaron o no pudieron abandonar sus lugares de origen, pero sus hijos se fueron con los ucranianos en retirada o tomaron medidas para escapar de la ocupación rusa y regresar a Ucrania.

Rusia anexó ilegalmente cuatro regiones ocupadas de Ucrania a fines de septiembre después de que organizaron referéndums falsos. La Agencia Judía de Noticias habló con judíos de las cuatro regiones que todavía estaban en contacto con sus familiares en casa. Pero debido a que todavía tenían familia en áreas controladas por Rusia, no estaban dispuestos a dar sus nombres completos por temor a posibles repercusiones.

No se sabe cuántos judíos viven actualmente en áreas bajo ocupación rusa, aunque se supone que un gran número se ha ido desde la invasión del 24 de febrero. Muchos fueron evacuados a través de corredores humanitarios al territorio controlado por Ucrania, mientras que otros partieron a través de Rusia e hicieron el largo viaje a través de los estados bálticos, Polonia y de regreso a Ucrania, o viajaron a Israel. “Necesitas dinero para hacerlo”, señaló un hombre que salió de Rusia.

El embajador de Israel en Ucrania, Michael Brodsky, dijo a la Agencia Judía de Noticias que Israel no tiene contacto directo con las comunidades judías en las áreas controladas por Rusia. “No tratamos con los territorios ocupados en absoluto”, dijo.

Cuando se le preguntó qué tipo de apoyo puede brindar Israel a los judíos en las áreas ocupadas de Ucrania, afirmó: “A veces recibimos solicitudes de participación humanitaria y ayudamos de manera humanitaria, pero esta no es una política general”.

“A veces recibimos consultas de ciudadanos israelíes cuyos familiares están en algún lugar de los territorios ocupados”, agregó. “Podemos hacer una investigación. También podemos hablar de ello a través de nuestra embajada en Moscú con los rusos, siempre que se trate de un problema humanitario. Eso está bien”. El gobierno ucraniano respondió que no tiene contacto directo con las comunidades judías en las áreas ocupadas de Ucrania y explicó que es peligroso para muchas de ellas mantener contacto con el gobierno ucraniano.

Una investigación reciente de Associated Press descubrió que Rusia llevó a miles de niños ucranianos a Rusia para su adopción y les dio pasaportes rusos. Muchos fueron secuestrados sin su consentimiento y dijeron que sus padres no los querían, según el informe de AP.

Entre todos los judíos entrevistados por JTA que abandonaron las áreas ocupadas por Rusia, había pesimismo sobre la posibilidad de llevar una vida judía seria. “Quedan tal vez 100 judíos en Berdiansk”, dijo un joven que se hace llamar Igor. “Pero solo son viejos, todos los jóvenes se han ido”. Él no cree que ser judío en las áreas ahora ocupadas por Rusia marque la diferencia. “La nacionalidad no importa para los rusos. Para ellos estas personas no son personas, son animales”.

Todavía se brinda apoyo financiero y de otro tipo fuera de Ucrania a las comunidades judías en áreas bajo la ocupación rusa, pero pocos están dispuestos a hablar de ello abiertamente. Porque es un delito bajo la ley ucraniana enviar dinero a áreas bajo ocupación rusa, y existe el temor de que si los métodos utilizados para apoyar a los judíos en estas ciudades se hacen públicos, la gente pueda estar en peligro.

“Hay algunos ancianos de la comunidad que se negaron a irse de Mariupol”, dijo Olga, una maestra que estuvo muy involucrada con la comunidad judía de la ciudad. “Se quedaron y todavía reciben apoyo de la comunidad judía”. Olga dijo que se puso en contacto con colegas que habían sido presionados para trabajar en escuelas dirigidas por los rusos. “Estaban bajo presión. Tienen que sobrevivir”, dice ella. “Me dijeron que quemaron todos los libros y materiales de estudio ucranianos y los reemplazaron”.

La ocupación rusa se siente en todos los sentidos por los que quedan en la ciudad, dijo Olga. “Mariopol quedó completamente destruido”, dijo. “Es difícil comunicarse con las personas que están allí. No siempre hay internet. Me dijeron que abrieron tiendas rusas con productos rusos, pero no pueden pagarlos. Estos lugares no son asequibles, porque no tienen dinero”.

Compartelo !